domingo

Jugando a los MOOCs

Comencé hace unas semanas el curso Learning Creative Learning del MIT, y he de admitir que lo hice con cierto respeto. Mis dos experiencias más recientes han sido el curso de Gamificación del profesor Werbach y el curso de Creatividad de la profesora Tina Selig y puedo decir que han sido diametralmente opuestas, aunque en ambos los contenidos del curso me parecieron excelentes (Mientras que el primer caso participé y finalice, en el segundo caso me desenganché casi al principio, superado por el curso).

Learning Creative Learning es una excelente oportunidad de reflexionar sobre el proceso de "Aprender a aprender", una de las habilidades que la UNESCO y otras entidades internacionales marcan como crítica para nuestra empleabilidad futura (y yo añado que para nuestra adaptabilidad a la vida, no solo al marco profesional). En este sentido, estas experiencias me han permitido pensar sobre mi experiencia con los MOOCs y porqué me he descolgado de uno y no de otro. Voy a divagar un rato sobre el tema (así que ponte cómodo, avisado estas ;D )


Primero, la participación en un curso de estas características debe ser voluntaria. El "hazte este curso, que es gratuito" no funciona. Debes querer participar por el hecho de disfrutar del viaje, no por el destino final (por ejemplo un certificado, o la aprobación de tu jefe). Solo una combinación de interés, esfuerzo e iniciativa propia te asegura el éxito real en un MOOC

Segundo, no gustará a todo tipo de estudiantes. Por hacer un paralelismo con los tipos de jugadores, aquellos centrados en la adquisición o la competitividad no van a encontrar grandes motivaciones en el entorno de aprendizaje "tipo sandbox" que no posee un itinerario de aprendizaje con hitos marcados o unos ejercicios que te permitan compararte con otros.

MOOCs como Lego (de los viejos)
 Tercero, requiere tomar responsabilidad real sobre tu propio aprendizaje. Creo que yo fallé en este tema en mis primeros flirteos con los MOOCs. Esperaba que me dieran las cosas "hechas": Ejercicios con una única solución, foros de discusión ordenados y organizados... Esto no funciona así. Hay gente que aprende bien en el gigantesco foro general de miles de personas y cientos de debates, pero si no es así... ¿Qué te impide crear una comunidad más pequeña y manejable, o específica de un tema e invitar a la gente a unirse? G+ Facebook... permiten este tipo de iniciativas de forma gratuita. Ahora me parece evidente, pero en mis primeros MOOCs tenía la sensación de hacer algo "ilegal".

Un sistema de participación voluntaria, no válido para todos los jugadores, condiciones de perder / ganar, feedback inmediato... ¡A mí esto me suena a cuando hablo de juegos! Al final, me estoy dando cuenta que los MOOCs tienen mucho de "jugar a aprender", te permiten disponer de una plataforma donde manipular ideas y conceptos y someterlos a la crítica de otros, en un proceso de prototipado rápido de ideas. Te permiten conocerte mucho mejor, saber qué te gusta y cómo aprendes de manera más eficaz, y una vez tienes esa información te obligan (si quieres superar el curso, claro) a diseñar un entorno personal de aprendizaje en el que te sientas cómodo y no aceptar de forma sumisa el impuesto.

Cuando esta filosofía empiece a aplicarse en las empresas, tendremos realmente "organizaciones que aprenden". Vamos a por ello.