lunes

¡¡¡Falsa interactividad y Happy Path 2012!!!

Ayer estaba viendo Dora la exploradora (los motivos me los guardo para mí mismo) y me quedé sorprendido de la importancia que todos los sistemas herramienta-persona dan a la interactividad como forma de personalizar las experiencias.

Ejemplo: En un punto del capítulo, Dora se gira hacia la pantalla y lanza una pregunta directa a los espectadores (Al estilo "¿Cómo están ustedeeees?"). Tras un breve lapso de tiempo, cabecea afirmativamente y el capítulo continua, como si la decisión de los niños fuese la que ha desencadenado las siguientes escenas y, si el niño hubiese dicho otra cosa, el capítulo hubiese sido muy distinto. He visto que este tipo de interacción aparece en muchos programas infantiles (entre los que se cuentan mi gran y adorado Pocoyó).

¿Es esto realmente interacción? Evidentemente, nadie lo afirmaría. Es más bien una forma de generar una respuesta en el usuario y dar la ilusión de control sobre lo que está viendo. Por supuesto, en niños funciona muy bien, pero... ¿Alguien lo usaría con adultos?



En la simulación de escenarios existe algo que los ingleses llaman "Happy path" o "Golden Path". Se trata de la sucesión ideal de eventos que llevan desde un punto inicial hasta el cumplimiento del objetivo deseado sin que aparezca ningún imprevisto. Es el inicio de la simulación, el ideal.

Muchas de las formaciones online que he vivido (e incluso algunas que he diseñado, no os creáis) se centran en "qué quiero enseñar". Con esto, definen los pasos que deben darse, los elementos del sistema que deben conocerse o lo que proceda para esos contenidos y... ¡zas! Ya tenemos el Happy Path. ¡Terminado el diseño de la formación online! ¿Cómo vamos a gastar dinero en enseñar lo que NO debe hacerse?

Y esto genera por tanto un módulo de formación donde empiezas por el principio, sigues por la mitad y acabas... al final. Predecible, sucesivo... y soso. En un alarde de "interactividad" y para "adaptarse a tu nivel inicial de conocimientos" el módulo puede dejarte elegir en qué parte del Happy Path quieres comenzar (o peor aún: elegir por tí el punto de inicio según respondas a un test). Interactividad de Dora la Exploradora.

Creo que a la hora de diseñar experiencias de aprendizaje, los usuarios no buscamos solo el Happy Path. Es más, creo que es lo último que buscamos. Porque la vida real no tiene un único camino ideal para casi ninguna cosa. Incluso en la formación en áreas como la jurídica, la sanidad o la seguridad la exploración muchas veces consiste en poder ver "que pasaría si me salgo del camino", en explotar el lado rebelde que llevamos dentro. Limitar la exploración de un campo de conocimiento a "lo que debe hacerse" genera frustración y, en casos extremos, sumisión y sectarismo ("a mi me han enseñado que esto es así").

Un nuevo reto: Dar mayor peso en el desarrollo de la formación online a lo que podría pasar frente a lo que debería pasar porque en general la vida no discurre por los caminos del "debería ser" ni se mueve por las reglas del Happy Path. Además ¿Cómo vas a explorar y descubrir cosas nuevas sin salirte del camino marcado? ¿Qué emociones te genera saber que hagas lo que hagas, el camino ya está escrito?

No hagáis como Dorothy y exigid poder saliros del camino. O al final del módulo online, puede que descubráis que todo era una ilusión.