viernes

2012, año de juegos

Estoy convencido que 2012 va a ser el año en que se vea un cambio fundamental en España en lo referente al uso de la mecánica del juego para la educación de jóvenes y adultos.

Dejando clara esta idea, también creo que la mayoría de las organizaciones educativas y empresariales no están todavía maduras para aceptar un cambio de este calado, por dos motivos principales: 

1. Todavía existe desconocimiento sobre cuál será el rol definitivo del profesor ante los usuarios de esta herramienta: Sobre este tema ya hablé bastante en otro post. Baste decir, en resumen, que aunque el juego da plena libertad al jugador para aprender, la necesidad 


Es más, comparto una de las máximas fundamentales de Salman Khan y la Khan Academy: Si el alumno experimenta desde su casa, puede dedicar el tiempo en clase a compartir experiencias con otros alumnos y a comprender e interpretar lo vivido gracias al profesor / tutor. El aula se convierte en un lugar de intercambio, no de transmisión unidireccional. Y por supuesto el rol del profesor como facilitador y guía se multiplica.

2. No está claro el ROI: Esta es una idea preconcebida que además, lamento decir que no es cierta. Con este nuevo boom, se ha generado más información sobre el efecto del juego en el aprendizaje en niños y adultos en los últimos diez años que la existente sobre formación en empresa en el mismo periodo. 

Necesitamos una revolución en el aprendizaje. Los acercamientos a la formación en empresa comienzan a repetirse, con una gran creatividad a la hora de poner nombres a los cursos pero muy poco cambio drástico en los conceptos. Si no lo creéis, podéis consultar los catálogos de formación de las cuatro consultoras más prestigiosas de España, a ver cuántas diferencias encontráis más allá del nombre.

Necesitamos aprender de una forma natural, mediante experiencias. Ayer leía en un artículo sobre los monjes Shaolin que "Sin sufrimiento no hay aprendizaje". Tienen razón en el fondo de la frase: La emoción multiplica el efecto del aprendizaje, del recuerdo y de la automatización del mismo. Pero la emoción puede ser negativa (sufrimiento) o positiva. Las historias que se viven en los serious games te pueden llevar por toda la gama de emociones 

¿Qué emociones has sentido en cualquiera de los diez últimos cursos online que has realizado? ¿Mantienes que "Sin sufrimiento no hay aprendizaje"? 

Bien diseñado, lo vivido en un serious game se recuerda y se disfruta.