lunes

El DeLorean de los RRHH

Nuestra mente (y por tanto nuestra realidad subjetiva) oscila a lo largo del día entre nuestro presente, nuestro pasado y nuestro futuro.
-
El doctor Philip Zimbardo tiene una teoría al respecto la cual nuestra posición temporal mental cumple una serie de funciones
-
El Pasado: consolida nuestras RAICES, define quién y cómo somos
-
El Futuro: nos da ALAS (el slogan no es, obviamente, mío), genera el afán de exploración, de evolución, de cambio.
-
El Presente: Da la ENERGÍA necesaria para hacer realidad los sueños de futuro.
-
Creo que resulta especialmente interesante para muchos campos a los que se aplica la psicología ser conscientes de dónde se ubican temporalmente nuestros pensamientos y durante cuanto tiempo al día .
-
En selección de personal determinados puestos pueden requerir un mayor foco en un punto temporal determinado: una persona muy centrada en el futuro puede ser un gran visionario, pero faltarle la energía necesaria para hacer real su ideal.
-
En la configuración de equipos, será necesario incluir personas que se complementen para actuar toda la línea temporal
-
En terapia, una persona muy centrada en el futuro puede estar sacrificando tiempo presente (para estar con sus amigos, su familia, sus hobbies...) y crear una sensación de frustración.
-
Es un dato simple, y fácilmente detectable en el discurso de nuestro interlocutor. Por supuesto, hay que tomar las indicaciones obtenidas como eso mismo (indicaciones), que deben sumarse a los datos obtenidos de otras fuentes y contrastarse, nunca deben interpretarse como relaciones causa - efecto.