viernes

Empezar las sesiones con buen pie

Unos cuantos consejillos para comenzar bien las acciones con grupos:
-
Hacer las presentaciones: Fomentar que todos se conozcan y potenciar las conexiones entre los participantes. Lo más sencillo es realizar alguna de las dinámicas de grupo clásicas para este tipo de objetivos.
-
Poner al día: Aún cuando pueden haberse expuesto en la convocatoria, dedicar un momento a explicar los motivos y la razón de la presencia de cada uno en la sesión favorece, entre otras cosas, el sentido de pertenencia.
-
Presentar los objetivos de forma clara: Al acabar la sesión... ¿Qué producto debemos tener? ¿Qué respuesta debemos haber obtenido?
-
Asegurar el acuerdo en objetivos: Una vez presentados, es bueno preguntar (directamente, a cada participante) ¿Qué problemas u obstáculos ves en los objetivos marcados para esta reunión?
-
Identificar expectativas, dudas y similar: Preguntar dudas o malestar permite anticipar posibles reticencias o rechazos durante la acción, los hace aflorar y permite su tratamiento ANTES de comenzar la intervención. Una vez detectadas, interesa preguntar al grupo qué puede hacer cada uno para prevenir o reducir la preocupación detectada.
-
Si es necesario, definir los roles típicos en una reunión: secretario, encargado de la "logística"... ¡A casi todo el mundo le gusta tener algo que hacer en la reunión!
-
Dedicar un tiempo a estos puntos al inicio de la sesión es una inversión de tiempo... ¡Que evitará bloqueos posteriores por no partir de una visión común de las características de la sesión!