miércoles

¿Quieres ser un "Gamification gurú"?

Nacido a final de los 70, me he criado con el comic, la literatura y el cine de los 80. Por eso hay imágenes que me llaman poderosamente la atención y que también a ti te resulten conocidas.

En concreto me refiero a ese momento en que el héroe, confiado en sus habilidades, lanza contra su némesis un golpe que maestro que cree imbatible o una estrategia que, piensa, le dará la victoria definitiva contra el terrible enemigo.

En ese momento el oponente, tras recibir el envite, se levanta de entre las cenizas (preferiblemente emitiendo una risa malvada) y atrona:

“¿Es eso lo mejor que tienes?”

Y esto, aparte de un evidente homenaje al Viaje del Héroe de Campbell… ¿Qué tiene que ver con la gamificacion?

***


Mientras escribía el post sobre las predicciones 2015 hace un par de semanas, me puse a reflexionar sobre la comunidad de profesionales de gamificación y la forma en que podíamos ser percibidos desde fuera por la sociedad y potenciales clientes. Me sorprendió descubrir que una de las referencias más visibles (quizás la única) de la valía de cada miembro de la comunidad hacia la disciplina, y quizás la única referencia “oficial” a nivel internacional es el ranking que mensualmente emite Rise (antiguo leaderboarder), bajo el nombre, desafortunado a mi parecer de “gurús de la gamificación”.

¿Cuál es el objetivo del citado ranking, me pregunto? ¿Mostrar a los miembros que más aportan a la comunidad? ¿Dar visibilidad a una empresa? ¿Incentivar la competición, y con ello una mayor cantidad de contenido? La verdad, no he llegado a una conclusión clara, incluso leyendo el encabezado del ranking.


Ranking de "Gamification Gurús" - Enero 2015

A primera vista me parece un ranking descompensado a la hora de valorar cantidad y calidad (prima lo primero frente a lo segundo): Citar una frase de alguien o dar mi opinión vale lo mismo, siempre que lleven asociado el hashtag #gamification. Escribir el mismo post en inglés y en español (como hago yo) vale doble, aunque evidentemente no aporta mucho al corpus de conocimiento de la comunidad, ni dice más o menos de mi valía profesional.

Es más... incluso podría llegar a analizarlo desde el punto de vista de la competitividad que parece ser su mayor utilidad como mecánica. ¿Podría darse el caso de que mi decisión de dar visibilidad a las ideas, tuits o posts de otro profesional dependiese no tanto del valor intrínseco de la idea, sino de su cercanía a mi posición en el ranking, y del peligro asociado a "quitarme el puesto"? Si te parece una idea descabellada, te recuerdo lo sucedido en el ranking sobre el profesional de la gamificación más influyente organizado en el GSummit y las críticas que conllevó a su fiabilidad y valor (más allá de lo cierto o no del tema).

Además, un ranking no es solo una herramienta de comparación social. Puede ser una excelente manera de autoevaluar tu rendimiento respecto a periodos de tiempo pasados, independientemente del resto de personas que participan en el ranking. Pero para eso dicha mecánica requiere un elemento fundamental, que las dimensiones de medida sean comprensibles.

Quizás el ranking peca de excesiva funcionalidad, no posee una GUI atractiva, quizás las dimensiones a medir o los pesos asignados no son los adecuados (hasta hace bien poco youtube no aparecía como referencia) o no son todo lo precisas / claras que deberían (te animo a que intentes calcular tu puntuación del ranking de forma manual o que compares con las de otros miembros).

En cualquiera de los casos, lo que es evidente es que este diseño será útil para otras cosas, pero no como facilitador del progreso individual de alguien que no sea un killer de pura cepa, desde el momento en que la variabilidad entre cada punto de medida (mes a mes) es tan alto que experimentas un viaje en montaña rusa, en lugar de un proceso de progresión profesional. Tal vez se agradecerían unos mecanismos de regulación que impidan subidas o bajadas desproporcionadas mes a mes, por ejemplo cambiando la frecuencia de medida o incluyendo factores correctores que tengan en cuenta el desempeño global y no solo mensual.

Quizás se trata simplemente de que estoy haciendo una lectura errónea, pidiendo peras al olmo. Esta no es tal vez la herramienta para medir la salud de una comunidad profesional e identificar a los miembros más valiosos de la misma, es simplemente un concurso de popularidad, donde gana el mejor community manager de su propia marca personal.

Voy a matizar algo muy importante: Lo que estoy criticando aquí no es el equipo detrás del ranking ni estoy negando el valor de las personas que están (estamos) en los puestos top. Toby Beresford, a quién tuve la suerte de conocer en el último Gamification World Congress, es un profesional de mente abierta, preocupado por el desarrollo de la comunidad y muy receptivo a todo tipo de propuestas de mejora. Andrezj y Yu-kai Chou son dos excelentes profesionales que con sus contribuciones han demostrado sobradamente el valor que aportan a la comunidad.

Simplemente estoy pensando que la herramienta requiere unas cuantas iteraciones (las que he propuesto, y otras) para cumplir todo el potencial que posee. Pero todo depende del objetivo buscado, claro.

Seguro que algún lector puede estar pensando: “Muy bien, listo… Entonces ¿Por qué no te das de baja?”

¿No te gusta el ranking? Entonces...

Muy sencillo: Al igual que el Gamification World Congress y el GSumit son "los lugares a los que hay que ir", si te gusta la gamificación, el ranking de Rise es “el lugar para estar” si quieres tener visibilidad hacia fuera en el campo y enterarte de “quién es quién”. Nos guste o no, los clientes externos y todo aquel interesado que no conoce sobre el tema acaba cayendo tarde o temprano en esa lista. Por supuesto, luego lo tendrás que demostrar con hechos.

Y no te voy a engañar: Como a todo ser humano me resulta divertido subir, bajar en la lista, conocer gente nueva y bromear sobre los españoles tomando la cima del ranking y otras cosas… creo que ayuda a generar comunidad.

Sin embargo, y cerrando el círculo de este post, no me deja contento. Por ejemplo: veo muy bajo un indicador muy importante, como es el número de comentarios en los post… ¿Podemos llamarnos realmente comunidad cuando solo generamos contenido, pero no interactuamos entre nosotros? ¿Quizás no estamos midiendo las cosas adecuadamente? ¿Es esta la mejor herramienta que podemos diseñar los profesionales de gamificación para crear una comunidad más potente? ¿Debemos conformarnos con tener cuchillos de palo, en casa del herrero?

En definitiva, escucho como las organizaciones y el mercado se levantan y nos preguntan… 

“¿Es esto lo mejor que tenéis?”

Estaré encantado de debatir alternativas en los comentarios :D

4 comentarios:

Juan dijo...

Hola Isidro.

Me parece genial el post y creo que es un debate en la mente de muchos. Yo también pienso que debería haber más varas de medir, pero de momento esta es una de las que tenemos. Aunque creo que su función es más la que tu afirmas, de divertirnos entre nosotros y tener a mano algunas de las personas que además de tratar temas de gamificación están abiertas a las redes sociales. Desde luego que están fuera los investigadores en pleno aislamiento productivo y muchos otros. Yo lo veo más como el patio de recreo, unos meses se gana y otros se pierde. Es verdad que cuando yo estoy más concentrado en aprender y producir seguramente bajo en el ranking por que no se me ve por la red, ni cuando estoy de vacaciones … pero es verdad que si te ves es divertido. La diversión es un puntazo de la gamificación y aquí yo la veo por que me lo tomo así. Por otro lado, te puede estimulara publicar más posts si quieres probar a subir. Pero eso depende de que otros no piensen lo mismo y te superen en divulgación.
Desde el punto de vista de los clientes, deberían buscar más referencias, es su responsabilidad. Ningún ranking es 100 % fiable a ver si te crees tu que los estudios de Nielsen son objetivos. Hay una cosa que es cierta, los españoles en gamificación estamos haciendo ruido en la red y en eventos,… de momento a mi de divierte el invento de Toby aunque lo ampliaría (nivel de votaciones entre pares, valoración académica, participación en proyectos, ventas. … ) hay muchos criterios. Pero es divertido, verte por el ranking subir y bajar :) Un abrazo.
P. D. Dile a tu web que no soy un robot, que no se fía.

Isidro Rodrigo dijo...

Gracias por el comentario compañero!

Me da la sensación que no soy el único con esta preocupación. Lo difícil no creo que sea el debate, sino encontrar un lugar donde hacerlo que permita a todos aportar... y sobre todo cómo extraemos conclusiones para toda la comunidad.

Un abrazo!
PD si te sirve de consuelo, a mi tb me pregunta si soy robot,¡

Cesar Alcacer dijo...

Hola Isidro. Por no repetir lo que he dicho en otro foro, te diré que no me creo nada. Me explico. Durante el máster ya comenté como yo venía de una disciplina totalmente alejada de la gamificación. En esa disciplina, alguien me llegó a considerar un gurú al hacerme una entrevista, y al día siguiente me empezaron a llover ofertas para dar charlas, y aunque me considero conocedor de la materia, nunca habría dicho que soy un gurú. Y en esa misma disciplina he visto nacer (y morir) gurús de la noche al día a medida que nuevos temas surgían. Y al final, el gurú acababa siendo aquel que (a) era pionero en la distribución de la idea y (b) le importaba poco el rigor científico con tal de salir en la foto.

Desde mi punto de vista, creo que esta es una disciplina en crecimiento.Y es lógico que hasta que se consolide vayan saliendo y desapareciendo gurús (de hecho, creo que esa lista es hackeable). Pero lo importante es el pensamiento colectivo. Que no pase como en mi antigua disciplina, en la que una podía ser gurú... de disciplinas pasajeras.

Isidro Rodrigo dijo...

Buenas Cesar!!

Estoy muy de acuerdo contigo (espero que el post no se vea como un alegato progurus, porque la idea que buscaba era totalmente opuesta.

Es inevitable que en nuestro afán por simplificar la realidad busquemos (y a veces idealicemos) unos referentes personales que por ese mismo proceso magnificador rara vez acaban estando a la altura.

Hecha la alerta, también debo decir que existen personas cuyos aportes valoro especialmente por su valor para centrar y orientar el cuerpo de conocimientos de una disciplina tan naciente como es esta.

El reto es diseñar medios para capitalizar dicho conocimiento, como bien dices, y lo que me preocupa es que por diferentes motivos no hemos realizado el salto evolutivo desde el ranking que nos llevará a nuevos territorios por explorar.

Mil gracias por tu comentario!