martes

No subestimes el poder de la Fuerza


La fuerza de voluntad es esa energía que nos ayuda a movernos desde una situación inicial hacia otra diferente y deseada, afrontando por el camino retos y obstáculos. ¿Cuántas veces te ha pasado que has adquirido un compromiso contigo mismo o con otros y, al final, no lo has cumplido? Muchas veces habrá sido por causas justificadas pero… ¿Cómo estás seguro que no ha sido por falta de fuerza de voluntad?

Quizás no te lo hayas planteado, pero recientes estudios demuestran que... ¡Tenemos tendencia a sobreestimar nuestra fuerza de voluntad! (Si yo quisiera... / Si me dejasen... / Si no lo he hecho es porque...) La falta de fuerza de voluntad no siempre implica síntomas físicos de cansancio, por lo que puede que no nos demos cuenta de que estamos aplazando cosas. Esto conlleva generalmente una tendencia a una baja precisión en nuestras predicciones y una gran capacidad para desarrollar el arte de echar balones fuera.

Para mejorar el autoconocimiento de nuestro nivel de fuerza de voluntad, a mi me han funcionado estas dos técnicas:

Evaluar mi nivel de compromiso con lo que hago y reflexionar sobre ello, consultando internet de forma frecuente para saber más de la actividad sobre la que quieres cambiar o hablando del tema con mis personas de confianza (amigos, familia y demás seres queridos...). Es especialmente enriquecedor hablar de ello con personas de una generación superior o inferior a la tuya. Normalmente te ofrecen puntos de vista e ideas que has oído con menor frecuencia.

¿Sabías que la fuerza de voluntad se entrena, como si fuese un músculo? Haz un esfuerzo consciente por ver algo que te parece gracioso sin reírte, algo triste sin llorar o trata de buscar las ocho diferencias y no dejarlo cuando has encontrado la séptima (¡Todos lo hemos hecho!)

¡Aunque no te lo parezca, con estos pequeños pasos estás entrenando tu fuerza de voluntad!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente artículo.

Isidro Rodrigo de Diego dijo...

¡Muchas gracias!