lunes

¿Ajedrez o juegos de rol?

Eres un alfil.
Tus movimientos son claros y han sido marcados desde hace generaciones. Los caminos que debes recorrer están marcados, hay espacio relativo para la improvisación dentro de unas normas [más o menos lejos]. Tu campo de actuación y todos tus problemas se enmarcan en un tablero de ocho por ocho. Puedes predecir con un cierto grado de seguridad y con una cierta distancia temporal las cadenas de causa y efecto a los que conducirán cada uno de tus actos. Tienes claro como actuarán los miembros de tu equipo. Quizás no siempre recibas un retorno 100% fiable y constante sobre la eficacia de tu desempeño, pero tienes una idea bastante aproximada, tu meta está definida desde el inicio y se mantendrá fija todo el tiempo.

¿Alguien ha oído hablar de los juegos de rol?
Gary Gygax (1938 – 2008) ideó junto con un grupo de compañeros una forma de juego en la cual (simplificando, y que me perdonen los puristas) cada participante define las fortalezas y debilidades de su personaje (casi en un ejercicio de autoconocimiento y algunos psicoanalistas dirán que de transferencia) y dichos personajes son enfrentados a situaciones (virtuales) que componen una trama más o menos compleja o transparente que debían solucionar utilizando sus habilidades, inteligencia y creatividad. Los obstáculos no tienen una única solución, las metas a veces cambian y los límites de actuación no están marcados y nunca puedes tener claro cómo reaccionarán a tus conductas el resto de participantes (o la situación).

A grandes rasgos, estos dos tipos de juego representan dos aproximaciones diferentes al mundo de las organizaciones. El jugador de ajedrez organizacional y el jugador de rol organizacional van a diferir, entre otros:

- En la necesidad de definir claramente las tareas del puesto y los objetivos

- El estilo de mando que van a ejercer y que van a necesitar

- El contexto organizacional en el que van a obtener mejores resultados

Y no, no pregunto en las entrevistas si el candidato prefiere jugar al ajedrez o a los juegos de rol y hago la extrapolación. Sobre todo porque

1) Los juegos de rol tienen (lamentablemente en mi opinión, y en la de cualquiera que sepa algo de la eficacia y beneficios terapeuticos de técnicas como el Psicodrama de Moreno) un tinte mediático negativo que hace que en una entrevista un candidato responda cuasi inmediatamente la otra opción por simple deseabilidad social.

2) No existe una correlación (al menos científicamente demostrada y que yo conozca) entre el tipo de juego preferido y la predicción de la conducta futura en las organizaciones… Aunque sospecho que en este campo se avanzará mucho en el futuro.

Por cierto: El título de este post no es correcto. Se trata de Ajedrez Y Juegos de rol.