miércoles

¿Por qué (y dónde) invierto mi capital intelectual?

Oigo hablar en varios foros y a compañeros de otras organizaciones sobre el Compromiso, casi hasta hacer perder el sentido de la palabra. Supongo que hay grados y grados de compromiso, y me he decidido a hacer una breve recopilación de ellos, ni mucho menos exhaustiva. Como siempre, se vinculan a los patrones motivacionales y marcan lo que estamos dispuestos a dar por la empresa:

  • Compromiso actitudinal (Deseo pertenecer o deseo participar de esa organización o proyecto): Estas personas se identifican con la compañía / meta, se implican en sus actividades y disfrutan con ella.
    -
  • Compromiso de evitación (Me costará X si no pertenezco o participo): Esta modalidad induce a permanecer en la organización porque no puede permitirse abandonarla (i.e. falta de formación, stock options que se cobran a largo plazo, estereotipos mentales que asocian la movilidad con la falta de confianza o fracaso laboral...). Las personas permanecen en la empresa porque no pueden permitirse el coste de abandonarla, y no por su apego emocional.
    -
  • Compromiso basado en la lealtad (Debo pertenecer): Ligados por un sentimiento de obligación (i.e. la empresa les paga una formación, valores internos del individuo...). Se crea un sentimiento de pertenencia, aunque más modesto que en el compromiso actitudinal.

Por supuesto existen otras variables que influyen en el nivel de compromiso, siendo una de ellas (para mí de las más importantes) la percepción de retorno de la inversión (ROI) que el trabajador tiene sobre la cantidad de capital intelectual que invierte en la organización o proyecto.