lunes

De GWC a GWC...

Un añito sabático totalmente voluntario se acerca a su fin, marcado en su comienzo y ocaso por el evento de referencia en Gamificación. Me encanta la casualidad que mis últimos post fuesen una crónica de Gamification World Congress, y los primeros de esta nueva temporada retomen este tópico.

Calentando motores con el aterrizaje inminente de un nuevo GWC, tengo muchas ganas de escuchar los ejemplos que se pongan para medir cuánto hemos evolucionado y contrastar dos tendencias que me parece observar desde esta cómoda segunda fila en la que estoy hoy:

La primera, ha sido una experiencia asistir estos doce meses a la esperada y natural proliferación de autoproclamados expertos del tema que siguen usando ejemplos "clásicos" de gamificación. Para todo el que quiera posturear de gurú ante personal inexperto, os dejo estos cinco ejemplos para que no tengáis que andar buscandolos por la red. Tomadlo a modo de parodia, aunque con fondo de cierta seriedad.



La segunda, he perdido el pulso a la comunidad de gamificadores gamberros y desenfadados que campaba por las Españas y que creo que eran una de las mayores envidias de este campo de conocimiento entre el resto de profesionales a nivel mundial. 

Espero que la falta de pulso sea simplemente mi distancia, y no sea una realidad, porque sería realmente una pena.

Lo dicho: Calentamos motores, y despegamos.

2 comentarios:

Cesar Alcacer dijo...

Un placer oírte de nuevo. Como siempre no dejas indiferente. Lo que pasa es que sería aún más interesante indagar en el por qué de lo que cuentas, y si el hype que entre todos hemos contribuido a generar no tiene parte (no sé cuánta) de culpa. En mi otra vida laboral (¡atención, batallita!) me llevó 15 años trabajando en proyectos de gestión de aguas y varias publicaciones para que un día me invitaran (sin pretenderlo, lo juro) a participar en un panel de expertos. Y aún en desacuerdo con la idea del experto (soy multipotencialita, no especialista), es la existencia de una masa crítica (una comunidad) la que valida la existencia de "expertos". Ejemplo: tan pronto dejé de publicar sobre "mi tema", me dejaron de invitar al panel de expertos, como debe ser. Sin esa comunidad que supervise, denominarse "experto" es una cuestión de márketing, especialmente cuando el tema es relativamente nuevo. Lo sé, sí, ya vamos para una década de gamificación, pero la penetración en el mercado es más reciente, y por supuesto que la aparición de las consultoras tiene mucho que ver con la "aparición de tantas setas". Con la gravedad que (además de poner malos y viejos ejemplos) se siguen centrando en PBLs.

Respecto a los ejemplos, una salvedad. De acuerdo que son antiguos y no del todo acertados. De hecho, de todos sólo me quedaría con The fun theory (tranquilo, no hay ningún Piano Stairs en mis presentaciones). Siempre he echado de menos que documentaran mejor las experiencias (el video sólo no me sirve), y que contaran las dificultades, los resultados con más detalle, el post-mortem... En cualquier caso, evidentemente que no son "vanguardia" XD, pero si sabes que tu interlocutor no tiene ni idea, puede tener su valor: el piano sirve para explicar que estamos programados para divertirnos (eso sólo no es gamificación), y el Speed lottery ticket que genera una motivación intrínseca comparado con el carnet por puntos (extrínseca). Aquí por ejemplo, tampoco sabemos si una vez se abandonó la experiencia los conductores regresaron a sus antiguos hábitos. ¿Son ejemplos válidos de gamificación? posiblemente no. ¿ayudan a explicar aspectos clave en la gamificación? creo que sí. ¿hay que buscar nuevos ejemplos? ¡Sin duda!

Personalmente agradezco la transparencia de todas las empresas que has comentado en el vídeo para aprender de sus proyectos. Lo que sí que veo es que el mundo académico va muy por detrás (o me lo parece), en fin... Nos vemos en el GWC. Saludos.

Isidro Rodrigo dijo...

Gracias Cesar, tienes toda la razón, los ejemplos son muy válidos siempre dependiendo de la persona que tienes delante. Mi única duda es si realmente los datos están validando nuestras hipótesis, sobre todo en el largo plazo: Para hacer que todo el mundo se sobreponga al Fun Theory necesitamos menos "acuerdos de confidencialidad" y más datos.

¿Te digo lo que me encantaría? Un "Qué fué de..." hablando sobre lo que pasó con los proyectos que salieron en el primer y segundo GWC. Eso me molaría un montón conocerlo (No porque crea que fueron bien o mal, simplemente porque no sé realmente como acabó la historia en el medio / largo plazo).

Sobre los porqués, voy a usar una frase muy de esta época entre los fans de la gamificación: "Lo dejo para después del World Congress" jajajaja!!!!

Como siempre, un placer charlar con viejos amigos! Nos vemos en un par de días!