sábado

¿Dónde funciona el diseño lúdico?

Es una buena pregunta. Quizás en todo. No lo sé... ni tengo muy claro cuál es la intención final del que pregunta. En cualquier caso lo que sí tengo muy claro es que el uso de lo lúdico para persuadir e incrementar el atractivo de determinadas conductas, pensamientos y emociones está siendo especialmente atractivo para:

Incrementar la adherencia a determinadas conductas: Por ejemplo, adherencia al tratamiento en pacientes crónicos, mejora de la eficiencia en tareas rutinarias o que requieren atención continuada como por ejemplo los controles de calidad, incremento del tiempo destinado por el alumno a formación en la modalidad eLearning (y su tasa de retención y aprendizaje) y otras similares.

Jugar... es natural

Incrementar conductas prosociales y de apoyo (Lamentablemente, según el diseño podemos acabar potenciando conductas competitivas y de castigo a terceros, ojo)

Potenciar la comprensión y el conocimiento propio y del entorno que nos rodea: Esto se logra aplicando mecánicas de juego cuyo objetivo es aclarar expectativas, hacer más transparentes las reglas de juego y las cadenas causa - consecuencia o potenciando el análisis del fallo para hacer un nuevo intento que supere el "obstáculo" generado por el juego.

Yo en estos tres casos concretos he visto proyectos de gamificación que han funcionado bien (Y en los que las medallas, rankings o puntos solo aparecían anecdóticamente, por cierto). Y quiero remarcar que hablo de diseño lúdico en cualquiera de sus formas. Desde serious games hasta gamificación, no solo esta última.

A la vista de los tres temas anteriores, parece que la metodología puede aplicarse en el mundo del desarrollo web, en el de la salud o en el de los diseñadores de muebles. Por tanto la siguiente pregunta que suele "caer" en la conversación es: Entonces... ¿Todo puede gamificarse?

Pues... Como imaginaréis, no tengo una respuesta de "Si" o "No", así que lo dejo para el siguiente post.

¡Feliz juego!