martes

Cerebros, dungeons y gamificación

El cerebro humano tiene una tendencia natural a ordenar el ambiente que le rodea. Orden significa predictibilidad, y este concepto implica una mayor posibilidad de control.

Siguiendo con esta idea, la primera vez que nuestra materia gris se enfrenta a algo nuevo (da igual que sea físico, interpersonal o conceptual), esa primera interacción va a marcar las bases cognitivas y emocionales de sucesivos encuentros con objetos o ideas que sean susceptibles de meterse en el mismo "departamento cerebral".

Esta sencilla idea tiene poderosas implicaciones en todos los ámbitos de la vida. Tomemos por ejemplo Akalabeth. Para aquellos que no lo conozcan, este esotérico nombre hace referencia a uno de los primeros juegos de rol de computador que tuvieron una distribución masiva (fuera del marco cerrado de las redes informáticas universitarias) a finales de los setenta y principios de los ochenta.

Inicio de Alkalabeth
Multitud de jugadores (muchos con experiencia anterior en juegos de tablero) se acercaron por primera vez al juego de rol informático gracias a esta creación. 

Akalabeth contaba con un sistema de progresión del personaje por niveles (frente a otros sistemas de progresión como los árboles de habilidades), la presencia de una tienda donde reponer recursos y subir de nivel (frente a la subida de nivel automática), una potente orientación hacia el hack & slash y el dungeon crawl como mecánica de juego (para los no iniciados: exploración para obtener tesoros mientras eliminamos enemigos) y otra serie de características que, consciente o inconscientemente, iban a marcar las líneas maestras del 80% de los productos de rol por ordenador que se desarrollarían en los próximos veinte años.

De la misma forma, ciertas disciplinas adoptan axiomas (características) que no se someten a prueba y se aceptan como básicos o definitorios. Si pienso en mi "oficio", podría poner como ejemplo "el empleado es el recurso más importante" o frases del estilo, que a veces se dicen como sentencia innegable y que creo que hoy suponen modelos simplistas que no responden a las necesidades reales de organizaciones y personas.

Disculpad, porque derivo...

¿Dónde quiero llegar con esto, amigos de la gamificación?

Los evangelistas, simpatizantes y usuarios en general de esta fantástica y útil metodología que llamamos gamificación tenemos ante sí una enorme responsabilidad. Esta forma de generar experiencias significativas bebe de fuentes antiguas, pero es relativamente nueva en su configuración. Las decisiones que hagamos sobre "lo que es o no es" gamificación y el énfasis que pongamos en unas técnicas frente a otras, las expectativas que generemos y los resultados que obtengamos van a definir muy probablemente la forma en que el gran público ve la disciplina y su futuro. Especialmente a medida que el concepto se acerca, según Gartner y las experiencias recientes, a su particular "Peak of inflated expectations" (que en mi opinión viviremos hacia finales de este 2014). 

Hagamos evolucionar la gamificación de forma consciente

¿Progresión por niveles o por habilidades?
Me gustaría que cada uno hiciésemos el sencillo ejercicio de reflexionar sobre lo que podría implicar por ejemplo, un excesivo énfasis en los "elementos de juego" desde el rechazo de los juegos o los videojuegos como parte de las herramientas de gamificación, un peso desmedido en ciertas mecánicas por preferencia a otras, un desequilibrio entre lo creativo y lo analítico en los proyectos o la inexistencia de un lenguaje común como base para el desarrollo de la disciplina.

Opino que este 2013 (y sobre todo este 2014) vamos a crear nuestro particular Alkalabeth, y muy probablemente definiremos nuestra forma de percibir la gamificación, el uso de lo lúdico en las "cosas serias" (si me permitís la desafortunada expresión), en la motivación de las personas, en la educación o en el marketing para los próximos años.

Como alerta el inicio del juego de rol que me sirve de ejemplo: "¡Atento mortal!" Estamos abriendo un fascinante mundo de posibilidades... ¿Estaremos a la altura de ese reto, por encima de intereses comerciales y egos?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado,

que bueno verlo comentar nuevamente, trata de no perderte tanto tiempo =).
Saludos desde Chile.

Isidro Rodrigo dijo...

Jajaja!! Qué razón tiene, compañero!

Muchas gracias por los ánimos. He estado liado montando www.dummymedia.es con una panda de gamberros, pero ya tenía ganas de retomar este rinconcito de reflexiones.

Un abrazo cordial,
Isidro