miércoles

¡CONCRETA lo que no te gusta!

A la hora de explicar (a nosotros mismos o a otros) qué es lo que nos molesta, no funciona, nos enfurece, nos bloquea o simplemente no nos gusta es complicado hacerlo en términos que potencien una resolución del problema.
-
Lo mismo sucede cuando, actuando como facilitadores, recibimos quejas que percibimos como difusas o de difícil solución.
-
He aquí una pequeña guía con "LOS OCHO INTERROGANTES" claves para definir un problema:
-
1. ¿En QUÉ consiste, realmente, el error (conductas, hechos...)?
-
2. ¿CUÁNDO se produjo el error?
-
3. ¿DÓNDE (lugar, proceso…) se produjo?
-
4. ¿QUIÉN es el responsable?
-
5. ¿CÓMO se detectó?
-
6. ¿POR QUÉ se produjo?
-
7. ¿CUÁNTO? ¿CUÁL es el impacto?
-
8. ¿QUÉ SUCEDERÍA de persistir el error?
-
COROLARIO: ¿A cuántos interrogantes has respondido en tu última exposición del problema?